Home » Radio » La tristeza que me provoca la disfunción

La tristeza que me provoca la disfunción

Escucha el programa aquí

 

Mente, cuerpo y espíritu dejan de estar separados para convertirse en uno. La sexualidad plena, el cuerpo saludable y la actitud para manernerse en esas condiciones son factores que interactúan de manera continua y constante; una implica la otra y viceversa. Existen muchas pistas en la vida de una persona que indican si existen o no problemas y uno de ellos es la expresión de la sexualidad con bienestar.

Lo mismo pero en sentido inverso ocurre cuando existe algún problema que interfiere con cualquiera de estos elementos entonces el resto también puede estar enfermo.

Comentaremos hoy en nuestro programa como se han descubierto pistas que nos permiten entender la íntima relación de la salud, sexualidad y la mente. 

El estado de ánimo, la salud y el disfrutar la vida sexual son circunstancias que están muy relacionadas. Hoy sabemos por experiencias médicas, estudios publicados en revistas médicas que existen problemas de salud que impactan el estado de ánimo y la vida erotica y también que los problemas de depresión y ansiedad cambian la forma como se disfruta de un encuentro sexual.

Hace algunos años la opinión dividida de que la mente y el cuerpo nada tenían que ver, aunque todavía algunos piensan que así es, cuando escuchamos expresiones como “tu problema es mental…” “son los nervios… no tienes nada”, cada vez pierden peso ante las evidencias científicas.

Específicamente hablando del trastorno depresivo y la función sexual, sabemos que existe un porcentaje importante de personas deprimidas que sufren alguna disfunción sexual, por ejemplo por cada 10 hombres mayores de edad que sufren depresión, 6 pueden tene disfunción eréctil, o 4 pueden tener problemas con la eyaculación, hombres y mujeres pierden el deseo sexual con la ansiedad o la depresión y esto ya está muy bien contado.

¿Cuáles son las causas? La respuesta queda cada vez más clara, existen sustancias químicas llamadas neurotransmisores, las hormonas sexuales como son estrógenos y testosterona influyen para que las cosas funcionen bien, por lo tanto cuando algo de esto se modifica en el cuerpo como en el caso del climaterio y andropausia en que disminuyen las hormonas de manera natural o por la edad se deja de disfrutar el erotismo y en ocasiones un encuentro sexual se convierte en un tormento por la falta de lubricación y dolor o por dificultades en la erección del pene.

La salud integral también es otro detalle importantísimo; resulta que los hipertensos, diabéticos y gorditos, en especial éstos últimos son más propensos a sufrir depresión y a presentar problemas en su desempeño sexual y no solo por mirarse en el espejo y percatarse del sobrepeso o la obesidad sino porque se producen también sustancias en el organismo que provocan depresión…

Asi como un hombre que tiene disfunción eréctil y no se atiende, lo más seguro es que las arterias de todo el cuerpo incluyendo las que mantienen saludable el corazón empiecen a fallar y esto implica hasta infartos del corazón o de las arterias en la cabeza… Nada más grave.

Aunque suene complicado son realidades, el cuerpo humano es un conjunto y como tal hay que considerarlo; la buena noticia es que el tener una vida sexual satisfactoria también es señal de buena salud física y que una persona puede vivir más años y con bienestar.

Comentarios

comentarios